¿QUIÉNES SOMOS?


 

Aracataca nace en el Centro Internacional de Bogotá, con una apuesta gastronómica que incluye una gran variedad de carnes maduradas, comida de mar y recetas colombianas, con el propósito de traer un pedacito de cada región del país a la capital bogotana. En sus creaciones y mezclas que varían en temporadas se busca resaltar esa autenticidad en sus recetas  sabores colombianos, ofreciendo siempre productos frescos y naturales.

Luego de haber realizado un viaje por la costa colombiana principalmente y otras zonas del país, se ha venido realizando un propuesta continúa de algunas recetas que se quisieron rescatar de la comida cotidiana de las personas en las diferentes regiones del país. Esas recetas que se encuentran en los mismos hogares, en los trayectos de un pueblo a otro, en esos espacios cálidos al lado del mar e incluso en ese restaurante en donde almuerzan los mismos locales de la zona. Esos sabores que se encuentran en esa cotidianidad colombiana, se encuentran en Aracataca, fusionados con nuestra pasión por la cocina y nuestra propia esencia. Queremos rescatar lo que es nuestro, resaltar esos sabores colombianos que tanto nos diferencian del resto de la gastronomía y así conservar nuestras raíces colombianas. Traer a la capital esa esencia de los diferentes rincones de nuestro país, ha generado que los que visitan Aracataca y viven la experiencia piensen siempre en volver.


 


El Edificio

Aracataca está ubicado en el centro de Bogotá, un lugar con movimiento y por supuesto conserva muchos elementos históricos de nuestra ciudad. Justo aquí, está el Parque Central Bavaria.

Lo que muchos no saben

es que en este lugar era donde hace más de 100 años estaba la fábrica de Bavaria, una de las empresas más importantes del país fundada por Leo Koop, empresario alemán que contribuyó en la industrialización de la ciudad. Justo en donde está Aracataca, era donde antiguamente se almacenaba la cerveza, por esto su nombre Torre Cavas que además es patrimonio arquitectónico de la ciudad. Aracataca posee no solo una magia por lo que es en esencia si no por todos estos elementos que la representan, como el lugar en donde se estableció.



El Restaurante

El 2 de abril del 2013 Aracataca abre sus puertas al público, con una propuesta gastronómica colombiana, pero con sabores y matices especiales. Además de querer ofrecer una gastronomía original, Aracataca emprende un camino hacia la experiencia, en donde se pretendió desde el primer momento ofrecer a todas las personas que lo visitaran una experiencia única.

Que al entrar a Aracataca

y observar las mariposas amarillas, las jaulas de colores, los pisos cartageneros pudieran trasladarse a otro lugar de Colombia, a un lugar cálido y caribeño en el centro de Bogotá. Aracataca ha venido ofreciendo en su menú productos siempre frescos y elaborados en el momento, con pasión y mucha dedicación. Es reconocido por sus recetas caribeñas y sus cortes de carnes maduradas. El propósito de Aracataca es hacer sentir a cada persona que nos visita, se sienta como en casa, que tenga la oportunidad de experimentar esos sabores tan nuestros, tan colombianos que muchas veces olvidamos.



Mariposas Amarillas

Aracataca adopta el nombre de un Municipio del Magdalena (al norte de Colombia) en donde nace Gabriel García Márquez escritor, novelista cuentista que recibió el Premio Nobel de Literatura por su libro 100 años de Soledad. Gabo y 100 años de soledad están fuertemente relacionados con el Realismo mágico que representa su esencia en su escritura, queriendo tomar lo irreal y convertirlo en algo común y posible. Estos matices se ven reflejados en su gran obra 100 años de soledad, en donde los aspectos más irreales o extraños, se convierten en una historia real que logra tocar a los lectores y atraparlos en cada página.

De aquí surgen las Mariposas Amarillas

que se ven enmarcadas por el escritor colombiano en algunos apartados del libro y que en la actualidad lo representan a el como escritor, son un símbolo de su obra de literatura.

Así que Aracataca toma todos estos elementos, como lo son las Mariposas Amarillas que se descuelgan de las jaulas de colores, los pisos de colores que representan muchos suelos cartageneros, los materiales como las maderas, costales y telas que nos acogen, los barcos y veleros que nos permiten navegar en un lugar mágico, las jaulas, gallinas y conejos que nos dan vida y libertad. Todo esto, es lo que le da vida al Restaurante, que está compuesto por elementos mágicos, irreales pero cotidianos a la vez, como lo es el Realismo Mágico.